¿Cómo convertirse en personal trainer?

¿Cómo convertirse en personal trainer?

¿Cómo convertirse en personal trainer?

Con la preparación adecuada para poner al servicio de tu pasión el método de formación deportiva y superación que te llevará a conseguir todos tus objetivos.

¿Quieres ser personal trainer? Estás en el lugar preciso.

Sabemos que buscas la mejor y mayor cualificación que el mercado pueda ofrecerte. Y tú sabes que ser personal trainer es, más que una profesión, una manera de estar en la vida, por ello es preciso formarse con los mejores. Y no solo en el ámbito estrictamente deportivo.

Los diversos cursos a los que puedes acceder te ofrecen formación deportiva personalizada para que seas tú quien decida cómo ponerla en práctica.

En un escenario laboral al alza y con una competencia creciente, la formación es la base sobre la que se asentará tu carrera como entrenador personal.

¿Qué hace falta para que esa profesión sea por fin la tuya? ¿Basta la pasión por el deporte? ¿Quizá es suficiente con la necesidad de transmitir esa pasión a los demás?

Para la primera pregunta, la respuesta es sencilla y clara: la formación de más alta calidad a la que puedas tener acceso. Las otras dos pueden responderse con el mismo monosílabo: no.

Un entrenador personal es un profesional del deporte que ha dado un paso más y pone sus conocimientos, aptitudes y preparación, al servicio de un cliente, o de varios.

Vayamos por partes.

Cuando hablamos de un entrenador personal, estamos hablando de un profesional del deporte, que ha decidido formarse para poder compartir sus conocimientos con sus alumnos o clientes. Un profesional que está dispuesto a asumir el reto de entrenar a otros porque dispone de las herramientas adecuadas.

Si has decidido meterte en harina, será mejor que te arremangues los puños. Hay que ponerse a trabajar. Tú sabes que tienes conocimientos que te han llevado hasta donde estás ahora. Tu nivel de formación ha sido diseñado especialmente para ti por ti mismo y por los profesionales que has encontrado durante tu formación.

Ahora, el salto hacia convertirte en un entrenador personal, eso, es harina de otro costal. Y en ese salto es donde te lo juegas todo.

Tienes los conocimientos básicos, es necesario profundizar en ellos y, además, iniciar el aprendizaje en otros. Coge aire y salta y mientras tanto, piensa que todo ese conocimiento y experiencia destilados es lo que vas a traspasar a tus clientes.

¿Cómo? Aprendiendo con los mejores.

¿Cómo filtrar tus conocimientos? ¿Cómo traspasar tu experiencia a los demás y de uno en uno?

Sí, de uno en uno, no te equivoques que esto no es un pack de yogures ni un anuncio de rosquillas fritas que te hagan tener un día redondo. Los clientes son únicos por definición y tu trato hacia ellos ha de ser personalizado y exclusivo.

Una de las características que identifican a los mejores entrenadores personales es su habilidad para entender las capacidades y aptitudes de sus clientes, sus objetivos y ritmos y exprimir el jugo a esa mezcla hasta conseguir un plan de entrenamiento único.

Un plan personalizado y aderezado de la empatía suficiente como para crear un binomio ganador con tu cliente.

Crear, cuidar y alimentar una relación profesional personalizada es lo que marca la diferencia en un mercado, no te despistes, por regular a nivel nacional, con un alto índice de intrusismo y ¿por qué no decirlo? De postureo.

Los cursos Máster en Entrenamiento Personal, el Título Profesional Europeo en preparación física, entrenamiento personal y funcional o el Curso Europeo de Entrenador Personal, Monitor de Fitness y Musculaciónson opciones reales, ese tipo de elecciones por las que no es que merezca la pena apostar ,es que son las que realmente te van a abrir la puerta de ese futuro que ya has decidido que sea el tuyo.

Has llegado hasta aquí, el primer tramo de escalera de tu formación es sólido y el objetivo que quieres conseguir está claro, Ahora toca crecer, porque tú quieres más, quieres expandirte.

Título Profesional Europeo en Preparación Física, Entrenamiento Personal y Funcional

Ser entrenador personal es convertirse en un profesional multidisciplinar, prepárate para ser un todo terreno, uno no, el mejor. ¿Cuales son los escalones siguientes en la formación de un entrenador personal?

  • Tu profesionalidad es tu carta de presentación. Tú eres tu mejor reclamo, mantente en forma tanto física como mentalmente, no dejes de formarte. Eres el núcleo y ellos van a gravitar en torno a ti, necesitan que tengas las respuestas…o buscarán otro sistema planetario y ya sabemos que, como ocurre en la Vía Láctea, los hay a patadas. Tus cualidades y formación constante son tu tarjeta de presentación. Juega bien esa carta.
  • Que tu preparación te permita ofrecer respuestas de todo tipo y para todos los niveles. Ese es otro de los combustibles de un buen profesional. Como entrenador personal, vas a tener clientes físicamente distintos con diferentes ritmos y, por supuesto, con diferentes objetivos. Ellos esperan que tú allanes el camino, que los motives y tú sabes cómo hacerlo.
  • Ocúpate activamente de esos aspectos que parecen secundarios y, sin embargo, son absolutamente protagonistas y hazlo siempre desde la seriedad y la educación. Tus clientes quieren llevar a cabo una serie de rutinas deportivas sin importar su nivel y, como es costumbre en estos tiempos, probablemente lo querrán ya, y tú no eres mago, eres un entrenador que tendrá que utilizar la pedagogía y la empatía, amén de tus conocimientos deportivos, para que las sesiones sean de entrenamiento real, de ese que sirve para seguir acuñando la histórica frasecita “el que tuvo, retuvo” en lugar de ser sinónimo de la también famosa frase “operación bikini”…o no porque, para gustos, los clientes.
  • La nutrición y la hidratación son factores determinantes en toda rutina deportiva, solo hay que graduarla y matizarla para que encaje en cada perfil y tú vas a estar preparado para ello y para ir aún más allá respondiendo dudas con el rigor que tu formación te permite.
  • ¿Y si tus clientes practican hábitos poco saludables o pueden mejorar unos hábitos ya de por sí bastante buenos? La pelota vuelve a estar en tu tejado, tú tendrás más formación e información y les ofrecerás consejos y rutinas a la carta que incluyan la nutrición deportiva como factor protagonista.

Amar el deporte es un grado, ser capaz de transmitir a los demás tu pasión y hacerlo como el mejor, eso, es lo que te distingue.

No Comments

Post A Comment

Estirar o no estirar, esa es la cuestión
Cursos Deportivos Entrenamiento Personal