Cómo recuperar la forma física tras el verano

Es habitual que durante el verano no nos preocupemos tanto de mantener la forma física. En esta época olvidamos las dietas y nos convertimos en personas más sedentarias, olvidando las rutinas que nos ayudan a mantenernos en buena forma.

Por este motivo, desde ISAF, nuestro centro de formación deportiva, dedicamos este artículo a darte algunos consejos sobre cómo recuperar la forma física: plantéate objetivos, realiza ejercicios deportivos y lleva una buena alimentación.

1. Planteamiento de objetivos

Plantearte los objetivos que quieres alcanzar es fundamental para llevar una recuperación adecuada. Es una buenísima forma de mejorar el rendimiento deportivo y no solo cuando se está en ‘baja forma’. El cumplimiento de los objetivos poco a poco va aumentando la motivación, la constancia y también la dedicación y el compromiso, aspectos sumamente importantes.

2. Realización de ejercicios deportivos

Tras el verano es importante que recuperes la rutina deportiva que seguramente hayas perdido en las vacaciones. Para ello debes realizar ejercicios para recuperar la forma física específicos. ¿Te preguntas cómo saber cuáles son? Si no eres un deportista con formación lo mejor es que, para volver a hacer deporte tras el verano, te ayude un preparador físico avanzado, es decir, un profesional que adapte los entrenamientos a tus necesidades y que atienda estas de forma personalizada.

Este profesional especializado no solo te ayudará a cumplir tus objetivos sino que te proporcionará mucha seguridad a la hora de realizar el deporte de recuperación. Es habitual que, después de un tiempo sin entrenar, el cuerpo se haya enfriado y te lesiones con más facilidad. Algunas de las lesiones más comunes en estos son las tendinopatías y las contracturas musculares.

Si quieres evitar estas lesiones y otras más graves entrena bajo la supervisión de un buen profesional.

3. Buena alimentación

Para recuperar la forma física que has perdido este verano también es fundamental que el deporte que practiques lo complementes con una buena alimentación.

Desde ISAF te recomendamos, en primer lugar, que elimines los productos procesados de tu dieta, altamente perjudiciales para tu salud.  Intenta incluir en tu dieta de manera abundante alimentos como frutas, verduras, legumbres, cereales  integrales, pasta integral y carnes y pescados de diferentes variedades.

Además de cuidar los alimentos que incluyes en la dieta, te recomendamos que realices 5 comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

Por último, y no menos importante, es imprescindible que limites considerablemente el consumo de azúcares refinados y que aumentes el consumo de agua. Lo recomendable son cerca de dos litros diarios.

Recuperar la forma física rápidamente no es una tarea fácil pero si te fijas objetivos realistas y los cumples, ¡puedes conseguirlo!

No hay comentarios

Publica un comentario