Comprobación del índice glucémico en diferentes desayunos

Comprobación indice glucemico

Comprobación del índice glucémico en diferentes desayunos

El instituto ISAF se interesó por comprobar la realidad sobre uno de los temas de mayor interés relacionados con la nutrición. ¿A qué tema nos referimos?

Muchos profesionales, organizaciones e instituciones del sector de la nutrición recomiendan un adecuado control del azúcar en sangre (glucemia) para prevenir diversos problemas relacionados con el aumento indeseado de peso y enfermedades metabólicas como la diabetes. Para ello, recomiendan limitar el consumo de alimentos con un alto índice glucémico, es decir, alimentos que disparen o creen picos elevados de glucosa a nivel sanguíneo. Este tipo de alimentos los encontramos en los cereales refinados y azucarados, los zumos procesados, las bebidas energéticas, los batidos lácteos azucarados, algunas frutas elevadas en glucosa como el plátano, el pan blanco y otros tantos.

El objetivo de esta comprobación era constatar si este tipo de alimentos aumenta significativamente la glucemia en comparación con otros considerados de un índice glucémico más bajo.

 

Variación del índice glucémico (Experimento)

La comprobación consistió en lo siguiente:

En primer lugar, con la ayuda de un nutricionista profesional seleccionamos alimentos de un “teórico” alto índice glucémico (batido lácteo de chocolate azucarado, cereales azucarados y plátano) y alimentos de un índice glucémico menor (leche de vaca semidesnatada, almendras, manzana, proteína de suero lácteo o whey protein y cereales ricos en fibra (all brans choco)).

En segundo lugar, se calculó la cantidad de alimentos correspondiente a cada participante basándose en el peso corporal total, para que de esta forma la cantidad ingerida de alimentos fuera equitativa y proporcional en la muestra utilizada. Hay que destacar la variabilidad de la composición corporal de los participantes (desde más de 90kg el de mayor peso corporal hasta 52kg el de menor, con diferentes somatotipos, porcentajes de masa muscular y tejido adiposo).

cursos nutrición deportiva

Por otro lado, mencionar que la prueba se realizó en dos días diferentes, con el objetivo de que la variación de la glucemia que provocara la ingesta del primer desayuno no afectara los resultados de la ingesta del segundo desayuno. Tras ingerir ambos desayunos en las mismas condiciones (a la misma hora de la mañana y en ayunas) nos aseguramos de que los resultados fueran más fiables.

En tercer lugar, una vez preparados los desayunos, recurrimos al control de la glucemia con un medidor de glucosa (Glucomen Aero 2K®). Medimos la glucemia de los participantes en cuatro ocasiones. La primera se midió antes de consumir los alimentos, lo que correspondía a los niveles de glucosa tras una noche de ayuno. Las siguientes mediciones se realizaron a los treinta, sesenta y noventa minutos después de haberlos consumido.

Una vez obtenidos los niveles de glucosa en sangre en todas las mediciones y de todos los participantes se calculó la media del grupo.

 

¿Cuáles fueron los resultados del desayuno de alto índice glucémico?

Tras la ingesta del desayuno compuesto por alimentos de elevado índice glucémico (cereales azucarados, batido de chocolate azucarado y plátano), los niveles de glucemia variaron de la siguiente forma:

variación alto índice glucémico

Como se observan en el gráfico, los participantes partían con unos niveles de glucemia basal (Glu 0) de unos 90 mg/dL. Tras treinta minutos (Glu 30) después de haber ingerido este tipo de desayuno estos niveles alcanzaron su pico máximo en 145´5 mg/dL y después de ese pico, a la hora y a la hora y media los niveles de glucosa bajaron progresivamente hasta volver llegar aproximadamente a los niveles de antes de ingerir los alimentos.

Después de la media hora tras ingerir este tipo de desayuno, muchos participantes se sintieron algo fatigados y mareados. Esto tiene lógica si pensamos en la drástica variación de la glucemia que sufrieron y en los esfuerzos del organismo por mantener la homeostasis o equilibrio en este parámetro sanguíneo.

 

¿Cuáles fueron los resultados del desayuno de bajo índice glucémico?

Tras la ingesta del desayuno compuesto por alimentos de índice glucémico más bajo (leche de vaca semidesnatada, almendras, manzana, proteína de suero lácteo o whey protein y cereales ricos en fibra (all brans choco)), los niveles de glucemia variaron de la siguiente forma:

variación bajo índice glucémico

Como se observa, la variación de la glucemia tras la ingesta de estos alimentos fue mucho menor. De estados basales en torno a 90 mg/dL de glucosa a un pico máximo de 120mg/dL. Esto representa una subida de 25 mg/dL menos de la glucosa en sangre en comparación con el desayuno anterior.

Los participantes física y mentalmente se sintieron mejor ya que no tuvieron los mismos síntomas de fatiga y mareos que con el desayuno de alto índice glucémico.

 

Conclusión

Tras la ingesta de dos desayunos compuestos de alimentos diferente índice glucémico, este parámetro se vió modificado en la misma dirección estipulada por las investigaciones realizadas hasta el momento.

conclusiones comprobación índice glucémico

En base a ello, lo más recomendable es seguir las pautas y directrices marcadas por los profesionales e instituciones reconocidas (como la OMS) encargadas de promover la salud y prevenir las enfermedades relacionadas con la alimentación.

Para prevenir enfermedades metabólicas, como la obesidad o la diabetes, optimizar el rendimiento deportivo y mejorar la composición corporal, evitando un incremento de grasa indeseado, lo más adecuado es dar prioridad a ingestas compuestas por alimentos de índice glucémico medio – bajo.

No Comments

Post A Comment