¿Conoces los efectos de la Dieta Paleolítica?

Algunos nutricionistas recomiendan volver a los orígenes del hombre y comer como en el Paleolítico. Una alimentación paleolítica en la que el hombre de entonces basaba su dieta en todo aquello que lograba cazar y recolectar

La dieta paleo o del paleolítico como su nombre indica viene del pasado con el objeto de poner en forma a los deportistas del futuro. Se trata de un plan de alimentación que se inspira en los orígenes del hombre y en comer como en la edad de piedra.

La historia nos ha descubierto que el ser humano que vivió en la época paleolítica basaba su dieta en todo aquello que lograba cazar y recolectar. Por tanto, los alimentos fundamentales en los que se basa este plan nutricional son en su mayoría de carne animal y de todo aquello que podía recolectar de la naturaleza.

En este sentido, la dieta está basada en presas que pertenecían a su caza diaria como pueden ser animales de tipo vacuno, porcino, equino, aves, etc; y también animales marinos o de río (pescados, mariscos y algas). A estas presas hay que añadir los alimentos que se derivan de la recolección, como son diferentes tipos de frutas, semillas, frutos secos, hortalizas y raíces. Cabe destacar que quedan fuera del plan alimentario los alimentos procesados, azúcares refinados o aceites vegetales como los granos, legumbres, productos lácteos y sal.

Los promotores de la corriente paleodietética surgieron por la década de los 70, influidos por encontrar una dieta basada en la genética del ser humano. Así, la dieta óptima es aquella para la que estamos preparados genéticamente. Una genética que no ha sufrido a penas modificaciones con respecto a nuestros antecesores, por lo que se dedujo que los alimentos que ellos tomaban son los ideales también para el hombre actual.

Asimismo, a medida que se han hecho investigaciones y estudios sobre la dieta paleolítica o del hombre de las cavernas los objetivos han ido variando. Pero prevalece como objetivo principal de esta dieta la mejora de la salud de aquellas personas que han sufrido pérdida de peso y grasa.

Cabe destacar que la dieta paleolítica está diseñado para ingerir grandes cantidades de proteína y grasas, obtenidas de alimentos como la carne o el pescado, y muy pocos carbohidratos, como los de los productos lácteos, las frutas, las verduras y los dulces.

Sobre este tipo de alimentación del hombre del pasado, han surgido una amplia variedad de opiniones, tiene grandes detractores y defensores. Por un lado, los detractores afirman que es demasiado restrictiva y que no tiene sentido en los tiempos modernos. Por otro lado, los defensores sostienen que tiene un amplio abanico de beneficios.

En este sentido, deberíamos resaltar que no todo es blanco o negro, ya que es una dieta que tiene beneficios y sus bases están bien fundamentadas. Aunque también tiene sus puntos débiles y cuestionables. Pero sobre todo, dependerá de la adaptación que se realice y de la rigidez a la hora de aplicar la dieta paleolítica. Por ejemplo, todas las dietas paleo no tienen el mismo porcentaje de macronutrientes, algunas son más altas que otras en carbohidratos y grasas, otras son más hiperproteicas que otras, depende de la adaptación que se haya hecho de la dieta.

A la hora de plantearte esta dieta se debe tener en cuenta todos los factores para adaptar la dieta al estilo de vida de cada uno,  y por supuesto como pasa en cualquier dieta añadir a la alimentación el deporte y la actividad física. Sobre todo porque estamos seguro que el hombre del paleolítico era de todo menos sedentario. Y no debemos de olvidar que ante todo la elección de cualquier tipo de tipo de dieta debe de tener en cuenta la salud.

No hay comentarios

Publica un comentario