Entrenamiento Funcional Americano, nuestra experiencia

entrenamiento funcional americano

Entrenamiento Funcional Americano, nuestra experiencia

En este artículo, te mostramos nuestra experiencia con el entrenamiento funcional americano. Sistema creado por Greg Glassman, cuyo nombre (del entrenamiento) no podemos escribir por ser una marca registrada y haber tenido problemas con el departamento jurídico del fundador, por expresar opiniones contrarias a este método.

Los profesores que conformamos ISAF, en colaboración con otros profesionales como Mark Rippetoe, reconocido entrenador de EEUU de Powerlifting, estamos de acuerdo en que existen una serie de argumentos a favor y en contra de este método que analizamos a continuación:

 

Beneficios del entrenamiento funcional americano

El entrenamiento funcional americano surge tras la popularización del entrenamiento funcional. Esto tiene un impacto directo en la concienciación de los principales beneficios del entrenamiento de la fuerza y la importancia de la práctica de actividad física. De esta forma el entrenamiento funcional americano logra combatir el sedentarismo y otras patologías relacionadas con éste. Esta metodología logra motivar y divertir a la gente con la práctica del ejercicio físico gracias a su gran variedad de ejercicios organizados en circuitos y siendo de corta duración (entre 5 a 30 minutos de promedio).

 

Inconvenientes del entrenamiento funcional americano

La premisa del entrenamiento funcional americano  dice que “La variedad, aunque no tenga planificación, es positiva y te hará mejorar”, Esta premisa es cierta para un principiante, ya que independientemente de lo que haga, por mal que esté, va a mejorar.

Sin embargo, a medida que la persona gana experiencia y condición física, realizar cualquier entrenamiento sin una planificación (ejercicios, volumen, intensidad, frecuencia, etcétera) no es suficiente. Ya que se dejan de obtener las mejoras. Y para un deportista de alto rendimiento es vital generar adaptaciones específicas.

Además el punto más importante es que la falta de planificación aumenta considerablemente el riesgo de sufrir lesiones en todo tipo de deportistas (recreacionales y de élite).

 

Tasa de lesiones entre los participantes de entrenamiento funcional americano

Algunas investigaciones señalan que la alta intensidad de los ejercicios del entrenamiento funcional americano  y los cortos tiempos de recuperación entre estos provocan “una alta tasa de lesiones entre los participantes de entrenamiento funcional americano debido al uso repetitivo de ejercicios técnicos de alta densidad“.

En este estudio epidemiológico descriptivo se realiza una encuesta basada en métodos validados de vigilancia de lesiones, para así identificar patrones de lesiones. Los datos fueron recogidos durante 4 meses entre la población de distintas ciudades estadounidenses. En total 386 participantes cumplieron con todos los criterios de inclusión.

Entre los datos más destacados, se determinó que “la tasa global de lesiones era del 19,4%,  siendo más frecuentes las lesiones en varones y mayoritariamente localizadas en el hombro, la espalda baja y la rodilla. Los participantes aseguraron que eran lesiones agudas principalmente. Cabe señalar que la mayoría de participantes no informaron de lesiones anteriores o de malestares en el área lesionada.

Un dato muy interesante es que la tasa de lesiones se redujo considerablemente con la interacción de un entrenador. Esto podría estar relacionado con el seguimiento de estos entrenadores (corrección de posturas erróneas, planificación de los ejercicios y correctas elecciones de peso en función de la condición atlética del deportista.

 

Repercusión del aumento de lactato sanguíneo en los procesos atencionales tras el entrenamiento funcional americano

Otro factor importante a tener en cuenta son los niveles de lactato sanguíneo tras las sesiones de entrenamiento. Diversas investigaciones científicas demuestran que tras un entrenamiento tan exhaustivo como es el entrenamiento funcional americano hay un aumento del lactato sanguíneo, resultado de la intensidad del ejercicio y de la fatiga muscular.

Attentive Processes, Blood Lactate and entrenamiento funcional americano” es un estudio que analiza la influencia del lactato sanguíneo en la intensidad y la selectividad de la atención, producida durante una sesión específica de entrenamiento funcional americano.

Para ello, se evalúan dos factores distintos en quince profesionales masculinos que participan voluntariamente en esta investigación. Primero se mide el tiempo de reacción, y en segundo lugar se analiza la atención dividida de sujeto con una doble tarea.

Los resultados finales esclarecen que “los niveles de lactato sanguíneo antes del inicio de la sesión (<2 mmol/L) fueron considerablemente más altos que en reposo tras la misma (valor medio de 4.5 mmol/L + 1.99SD)”.

La glucemia no mostró diferencias estadísticamente significantes durante la sesión, en cuanto al tiempo de reacción, el tiempo de ejecución, el número de errores y el número de omisiones se mostró un aumento significativo.

Como conclusión de este estudio, se determinó que el aumento de lactato sanguíneo es capaz de empeorar los procesos atencionales, por tanto los deportistas con altos niveles de lactato en sangre y que practiquen entrenamiento funcional americano tendrán un proceso de atención activa algo limitado.

Tras este breve análisis, el mensaje es claro, la opción más inteligente es planificar todas las variables para estar mejor físicamente y tener un menor riesgo de lesiones.

 

Modelos de periodización del entrenamiento y entrenamiento funcional americano

Creemos que no existe un modelo de periodización del entrenamiento que sea a priori mejor que otro, si no que hay que utilizar el que mejor se adapte a las necesidades del deportista y de la modalidad deportiva, Utilizamos estos modelos  de planificación deportiva (tradicional, bloques, cargas concentradas, cargas ondulantes, cargas inversas, ATR  etc.) porque hemos tenido la oportunidad de leer libros de los autores de estos modelos y asistir a conferencias en simposios internacionales: Tudor Bompa, Yuri Verkhoshansky, Steve Fleck, William Kraerme entre otros.

Una de las lecciones que hemos aprendido de estas personalidades es que, al margen de sus conocimientos, cuanto más saben, más humildes se muestran.

La filosofía que propuso el entrenamiento funcional americano en sus inicios nos sedujo profesionalmente. Se prestaba a ideas externas de los coaches afiliados y a las actualizaciones de las ciencias de la actividad física y el deporte. En 2007 contactamos con Greg Glassman y todo su TEAM para comentarles que nos parecía una idea brillante. En 2008 firmamos las primeras afiliaciones de entrenamiento americano en España.

En 2010 nos desvinculamos del entrenamiento funcional americano por no estar de acuerdo sobre el camino que había tomado ya que, ¿de qué nos serviría cerrar los ojos frente a la evidencia científica que tarde o temprano nos demuestra que estamos equivocados? En ISAF hemos desarrollado el método de Entrenamiento Funcional de Alto Rendimiento (EFAR) que realiza las adaptaciones oportunas de los ejercicios y la planificación del entrenamiento funcional con objetivo de obtener su máximo rendimiento libre de lesiones.

cursos entrenamiento funcional

No Comments

Post A Comment