Origen del entrenamiento con Fitball (Balón Suizo)

fitball

Origen del entrenamiento con Fitball (Balón Suizo)

La utilización del fitball comienza en Suiza, por la Dra. Susanne Klein-Vogelbach, donde se las denominaba esferas kinésicas y eran usadas como complementos de tratamientos terapéuticos de problemas articulares y para la rehabilitación de pacientes neurológicos.

En 1930, Berta Bobath, fisioterapeuta alemana llegada a Inglaterra comenzó a utilizar las esferas tratando pacientes con espasticidad y distintas lesiones cerebrales. Junto con su esposo el psiquiatra checoslovaco Karen Bobath, elaboraron un abordaje innovador dentro de la rehabilitación conocida hasta hoy como el método Bobath.

En 1963 Aquilino Cosani, italiano, desarrolló una técnica que remplazaba el caucho por vinilo y comenzó a producir balones gigantes que dio a conocer por toda Europa y que actualmente se conocen con el nombre de Gymnastic-Ball.

La fisioterapeuta Mary Quinton descubre estos balones en Berna, (Suiza) y comenzó a utilizarlos, especialmente con pacientes infantiles con parálisis cerebral, para que puedan desarrollar sus reflejos y la capacidad de mantener el equilibrio, al enseñar el método Bobath con el Gimnastic Ball, estos balones gigantes se denominaban “Balones de Bobath”.  En 1970, las introduce en Estados Unidos, donde se empleó durante las décadas de los `70 y los ´80, para tratar lesiones de la espina dorsal y otros trastornos de la estructura ósea y a partir de 1990, como complemento del entrenamiento deportivo.

 En 1972, María Lucera, profesora de dos escuelas de fisioterapia de Zurich desde 1970 a 1988, asistió a un curso de Vogelbach, se introdujo en Gimnastic Ball, amplio la técnica y escribió un libro con 270 ejercicios.

Con el transcurso del tiempo el Gimnastic Ball o Gymnic Ball, se utilizó en distintos ámbitos: estabilización espinal, programas de post-parto, para refinar la conciencia somática, en el método Feldenkrais, etc.

El verdadero auge del fitball en el deporte

En 1991, con el gran desarrollo del Fitness en el ámbito deportivo, cobra un nuevo impulso y el fitball se adapta a esta nueva actividad con un balón específico para esta práctica.

También en 1991, el señor Cosani presenta un balón gigante con unos soportes a modo de patitas para hacerlos más estables, sentarse sobre ellos de manera más activa, con una correcta postura corporal, para el medio escolar. Este ha reemplazado a miles de sillas debido a la creciente concienciación de los beneficios posturales de una posición sedente activa y la prevención de las lesiones de espalda.

Un estudio en 1994 demostró que:

  • Los niños hiperactivos se relajaban sobre el balón y podían mantener la atención durante un periodo de tiempo mayor.
  • El resto de los niños se concentraban mejor.
  • Los niños con problemas de escritura mejoraban notablemente.
  • Los niños desorganizados desarrollaban un mejor sentido de la organización.

Actualmente, el uso de los balones se ha difundido más allá del ámbito terapéutico.

Además, de los fisioterapistas, psicomotricistas, terapistas ocupacionales, se las emplea como complemento para el entrenamiento deportivo, en gimnasia, yoga, en el entrenamiento de bailarines y actores, ya que permiten aumentar la percepción del espacio, las distancias y las relaciones espaciales, haciendo más preciso el desarrollo y control del movimiento.

A través del tiempo, el fitball fue identificado con diferentes nombres: pelota suiza, pelota gimnástica, esferas kinésicas, balones medicinales, fisiobalones, pelotas de Bobath, etc., pero genéricamente se las denomina “pelotas de estabilidad”, ya que su característica principal es que poseen una superficie de trabajo poco estable y por lo tanto revelan rápidamente la capacidad de equilibrio y control motor de las personas que la utilizan.

Distintos tipos de uso

El fitball es utilizado para aumentar el registro de zonas articulares y musculares especialmente comprimidas o tensas, así, de este modo, es mucho más fácil reordenar la postura, ajustar el tono muscular y entrenar el cuerpo.

Utilizando el fitball correctamente podemos aislar, fortalecer y estirar cada músculo en forma efectiva y eficiente.

La posición de equilibrio inestable sobre el fitball exige mantener la alineación correcta utilizando el cuerpo de forma integral en cada ejercicio. Además, es un importante elemento terapéutico para tratar zonas doloridas o tensas, como también, regular los niveles de estrés.

Mediante el entrenamiento adecuado se alivian los dolores de la zona lumbar o cervical, equilibrando el tono de los músculos y mejorando la movilidad de la columna y del cuerpo en general, favoreciendo la salud y el bienestar.

fitball curso

Características Especiales del fitball

El fitball es el único balón gigante de entrenamiento homologado que ha pasado el control de calidad, en seguridad mecánica, química y ambiental. Cumple con la normativa europea, obteniendo su correspondiente certificado de calidad. Está fabricado de PVC de alta calidad y reciclable 100%.

El tamaño y material del fitball a utilizar dependerá del tipo de trabajo a realizar y de las características de la persona: los más blandos son adecuados para disminuir el tono muscular y los más duros para aumentarlo.

En un tamaño pequeño el trabajo es más localizado; en uno grande es más global y los estiramientos pueden mantenerse por más tiempo. Igualmente, una dura o muy inflada ofrece mayor resistencia, la superficie de apoyo en el suelo es menor, se mueve más rápido y exige más control de los reflejos que una pelota blanda o menos inflada que tiene un área de contacto mayor con el suelo, se mueve más lenta y pide menos esfuerzo para mantener el equilibrio.

Los balones se fabrican en diferentes medidas para ajustarse a las necesidades de cada tipo de trabajo y de cada persona. Se pueden obtener variaciones en el tamaño inflando más o menos el balón.

El diámetro adecuado se consigue cuando una persona, sentada sobre él, tiene las rodillas y las caderas formando un ángulo de 90º.

No Comments

Post A Comment