Proteinas adulteradas - ISAF

PROTEÍNAS ADULTERADAS

Muchos suplementos de proteínas no son tan efectivos como dicen ser. En ocasiones, la proteína real puede ser menos de la mitad de lo que promete el envase, por lo que resulta más barato que otros.

Esta práctica es tan usual que ya ha provocado demandas colectivas. El año pasado, una marca respaldada por el famoso Arnold Schwarzenegger fue demandada por usar etiquetado engañoso.

En este sentido, parece que los fabricantes están sustituyendo las proteínas de buena calidad por compuestos más baratos (como algunos aminoácidos), para obtener mayores beneficios. Han descubierto que estos aminoácidos parecen dar la apariencia de proteínas en algunas pruebas químicas ampliamente utilizadas, siendo su coste diez veces menos.
En un laboratorio hicieron pruebas de 82 productos de proteína y el resultado fue que más de la mitad registraron cantidades significativas de aminoácidos no listados. Encontraron espigas de asparagina en 15 de 82 productos probados, indicando procesos de fabricación engañosos. Los aminoácidos más comunes que encontraron fueron: asparagina, alanina, glicina, taurina y leucina.
Desde 1883, el método Kjeldahl ha sido la técnica de laboratorio estándar internacional para medir las proteínas en los alimentos. La muestra se digiere con un ácido fuerte que libera gas nitrógeno, para luego estimar la proteína total de la muestra. Sin embargo, el laboratorio que analizó estos productos (Labdoor) en lugar de usar éste, utilizó otro método denominado HPLC (cromatografía líquida de alto rendimiento). Con éste (HPLC), se pueden separar proteínas enteras de aminoácidos bajo alta presión para luego medir cada uno de esos componentes individualmente. Como resultado, pudieron ver que hasta el 64% de la proteína que incluía su información nutricional estaba sustituida por aminoácidos más económicos.

A pesar de utilizar el método Kjeldahl para analizar este tipo de productos, para muchos consumidores pasa desapercibido este tipo de investigaciones. Los deportistas de élite intentan consumir suplementos seguros y que no contengan sustancias prohibidas que pongan en peligro el éxito de su carrera deportiva. Gracias a este tipo de deportistas, existe la alternativa de que el producto pueda ser probado por un laboratorio de terceros, con métodos más fiables e innovadores.

No hay comentarios

Publica un comentario