¿Qué hace falta para convertirse en monitor de gimnasio?

¿Qué hace falta para convertirse en monitor de gimnasio?

¿Qué hace falta para convertirse en monitor de gimnasio?

Para convertirte en monitor de gimnasio tendrás que empezar por desearlo, lo siguiente será quererlo y después, sencillamente, lo conseguirás.

De cómo y con quién lo hagas, dependerá el resultado y las metas profesionales a las que puedas aspirar.

Así de sencillo.

Basta con seguir los pasos y un, dos, tres, serás monitor de gimnasio, eso sí, no te olvides de asegurarte la mejor formación, de lo contrario, quizá te toque seguir avanzando y dar unos cuantos pasos más y, en el intento de refuerzo quizá se te escape la oportunidad que buscabas, ya sabes, los puestos profesionales tienden a la volatilidad inmediata.

Mi consejo es que, cuando decidas que quieres hacerlo, que quieres ser monitor de gimnasio, te pongas en manos de los mejores, esa será la garantía para no dar pasos a ciegas que puedan convertir tu carrera profesional en un largo y penoso camino sin horizonte en el que tus objetivos se dispersen.

Deseas ser monitor de gimnasio ¿verdad? Pregúntate el motivo.

Un monitor de gimnasio o dicho con palabras más actuales, de fitness o wellness, sostiene sobre sus hombros responsabilidades añadidas a las de su papel de profesor, de preceptor, de entrenador.

Los alumnos que entran en un gimnasio en la actualidad, suelen estar muy motivados al inicio de la temporada, todos son planes, no hay pregunta ilusionante que quede sin respuesta. ¿Porqué quieres empezar en el gimnasio?¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Qué crees que el gimnasio y su rutina pueden hacer por ti?

Los nuevos pupilos se instalan en el “sí a todo” con una sonrisa de entrega y complicidad que está poniendo en las manos del entrenador una parte de la carga. Están pidiendo ayuda y apoyo aún cuando todo está prácticamente por comenzar y apenas se haya rellenado la hoja de inscripción.

Tienes un buen gimnasio, tienes la confianza de tu alumno, tienes la herramientas y tienes los conocimientos. Te toca jugar tu carta y la confianza que sepas generar podrá reportarte un póker de ases.

Y el premio, como si fuera el Gordo de Navidad, estará muy repartido, no te quepa duda, pero será tu reputación profesional la que más beneficiada salga de la jugada.

Un buen monitor de gimnasio ha de conocer inicialmente, las motivaciones de sus alumnos o pupilos, se trata de una información valiosa que ayudará a la hora de apoyar sus rutinas en el centro de entrenamiento, de comprender sus motivaciones, de ser respaldo en sus momentos de desánimo, de contribuir a sacar lo mejor de sí mismo. En fin, lo que lo conduzca hacia ese objetivo ansiado que le hará sentirse mejor consigo mismo.

Cuando te planteas convertirte en monitor de gimnasio, hacer del deporte tu opción profesional, estás apostando por un camino que, a primera vista, parece muy concurrido, y lo está. Una buena formación marcará la diferencia.

Un curso deportivo que te permita trabajar en una sala de fitness dirigiendo sus actividades,

utilizando los diferentes equipamientos y aprendiendo los conocimientos básicos de nutrición para cumplir con los objetivos de tus clientes, es una opción inspiradora.

Cógela, asume el reto. No te conformes con menos.

No es un camino fácil ni tampoco sencillo, vas a tener que esforzarte, o no, porque estás donde quieres estar y el esfuerzo se diluye en los objetivos que vas a alcanzar.

Un entrenamiento impagable para cuando las tornas cambien y seas tú quien impulse, quien estimule, quien apoye, reconforte y empuje a los clientes. Ese momento va a llegar, has seleccionado a los mejores para formarte y ahí afuera, los centros deportivos no eligen a cualquiera si pueden tener al mejor.

El programa es completo y, a qué negarlo, te encanta: Anatomía y fisiología aplicadas al fitness y a la musculación; entrenamiento de la fuerza; entrenamiento de la resistencia aeróbica/anaeróbica; análisis y correcta ejecución de los ejercicios de musculación; entrenamiento de la flexibilidad; bases de la nutrición aplicada al deporte o primeros auxilios y RCP, son los temas más destacados del contenido total que un curso integral de monitor de gimnasio tiene que ofrecer.

El secreto está en el desarrollo, y lo sabes.

Lo sabes porque ya has estado formándote en otras ocasiones, y ya has descubierto que una cosa es el titular y otra la forma de desentrañar los contenidos.

Ahí es donde radica la diferencia.

Los contenidos pueden pasar desapercibidos en un desfile orquestado de conceptos todos aseaditos, pulcros y marchando al mismo son o pueden desenvolverse de forma atractiva, singular, con un ritmo propio que atrape tu interés y te impulse hacia metas más altas, hacia una formación completa.

Ya ves, puedes bailar al son de la misma canción que suena en todos los gimnasios o descubrir composiciones nuevas que, no lo dudes, te llevarán a crear las tuyas propias con un sello personal y una reputación creciente.

Aquella que comenzó a dar los primeros pasos el día que acertaste y optaste por una formación de primera calidad como monitor de gimnasio.

Curso Europeo de Entrenador Personal y Monitor de Fitness y Musculación

No Comments

Post A Comment

Cursos de Formación Deportiva del ISAF